domingo, 5 de julio de 2009

Retorno a Andaluz

Andaluz, un nombre en el que algunos investigadores quieren ver cierta posible inluencia de la amplia comunidad mudéjar que residió en tiempos en el lugar. Un pueblo, cuyo aspecto, en la actualidad, no difiere demasiado del aspecto de otros pequeños núcleos rurales que jalonan la provincia, pero que engaña, y mucho, si nos atenemos, por ejemplo, a la importancia que tuvo en el pasado, así como a la amplia comunidad que lo habitó, de la que fue y sigue siendo, cabeza de partido.
Resulta poco menos que incomprensible, acudir a una de las sedes más entrañables de la presente edición de las Edades del Hombre, como es la ermita mozárabe de San Baudelio de Berlanga, y no dejarse caer -siquiera por hacer de ésta una parada ilustrativa y complementaria- por este pueblo, que, dicho sea de paso y con admiración no disimulada, conserva una de las mayores joyas del románico soriano del sigo XII: la iglesia de San Miguel Arcángel.
En efecto, enclavada en el punto más alto del pueblo -como no podía ser menos- la iglesia es visible en la distancia, gracias a una torre que, cual enhiesto y vital obelisco, simula un vínculo simbólico de unión entre la tierra y el cielo.
De secretos visibles o exotéricos, podemos mencionar, entre otros, el detalle de una inscripción sobre su pórtico -celosamente guardada por un grifo alado y un león en posición de ataque- que nos indica, al parecer, el nombre de su constructor, Subpirianus, así como la fecha en que se terminó de construir el templo: 1114.
Un interesado en la simbología subyacente en los números, seguramente encontraría tema de especulación con dicha fecha, considerando que la suma o adición de sus dígitos ofrece como resultado uno de los números más representativos y mágicos que se conocen, el siete:
1 + 1 + 1 + 4 = 7
Pero se trata, simplemente, de un comentario anecdótico en la presente entrada, aunque hablamos de un número de cierta importancia en el románico, pues no son pocas las iglesias que, por poner un ejemplo, lucen en su fachada una galería porticada con este número, que representaría, en teoría, las siete puertas de la antigua ciudad de Jerusalém. Todo simbolismo y detalle, que utilizaban como recurso los maestros canteros del Medioevo.
Hablando de detalles, y posiblemente no haya mucha gente que se fije en éste -yo lo hice, gracias a los comentarios de admiración de un carpintero de Cáceres, que acudía a pasar unos días de vacaciones en el pueblo de su mujer y estaba aprovechando el viaje para visitar las Edades del Hombre- es el de la puerta principal de acceso al templo.

Aún recuerdo, con meridiana claridad, su entusiasmo y admiración por un puerta que, en su opinión, rondaría los doscientos años de existencia y en la que el carpintero había hecho una obra maestra, como quedaba reflejada en la extraordinaria precisión del arco de medio punto de la puerta, que simulaba, en cierto modo, ese genial invento de los ingenieros romanos, tan utilizado en el arte románico.

Desde luego, las sorpresas en cuanto al arte aplicado al noble elemento de la madera en la iglesia de San Miguel de Andaluz, no se limitan tan sólo al trabajo artesano desarrollado en su puerta principal, sino que, yendo más allá, destaca por su peculiaridad y originalidad, en un lugar en el que, lo confieso, nunca antes en mis numerosas visitas, me había fijado: el maravilloso artesonado de la balaustrada de su coro.

Talladas en posición sedente y a todo lo largo del mencionado artesonado, se pueden apreciar una serie de figuras que parecen corresponder con personajes de reyes y reinas -cuando no alguna de monjes, capuchón sobre la cabeza incluido- levitan cuál gárgolas góticas en el espacio del coro, dando la impresión de ejercer una peremne vigilancia sobre los fieles.


18 comentarios:

pallaferro dijo...

Sí.

Yo también le tengo un aptrecio especial a esta iglesia. Cuando paso cerca, me gusta volver a visitar su portico y, si puedo, su pequeño rincón "secreto".

Un abrazo,

juancar347 dijo...

Hola, amigo. A mi me ocurre igual, salvo que aparte de ese rincón secreto, esconde todavía muchos secretos que hay que ir descubriendo poco a poco.
Un abrazo

Zuhur 41 dijo...

D. Juan Carlos, acabo de aterrizar en este su tan magnífico blog y aún habiendo ojeado solamente las entradas correspondientes a los mesess de Junio y Julio, me ha dejado muy gratamente sorprendido la extraordinaria cantidad y calidad del trabajo desarrollado en las mismas.

Como aficionado a los temas relacionados con el románico y templarios, entre otros, no puedo por menos que felicitarle por tan excelente trabajo: texto, imagen y música, además de agradecerle la generosidad de permitirnos el acceso a tan apreciable labor.

Repito:¡enhorabuena! y ¡muchísimas gracias!

juancar347 dijo...

Estimado amigo Zuhur, muchas gracias por su amable comentaro. Creo que somos muchos los que compartimos interés por todos estos temas; pero creo que lo más importante, en el fondo, lo más entrañable,es el carácter que tienen de unir y acercar a las personas. Sea muy bienvenido a éste, mi pequeño mundo, y reciba un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Juan carlos, yo he estado un par de veces en Andaluz y no tenia ni idea del secreto escondido. Lo que me extraña es que no lo hayan expoliado como han hecho con infinidad de tesoros de este tipo. Tengo que procurar ir a verlo ?Quien tiene la llave o que hay que hacer?
Por cierto a ver si te envio un mail y te explico todo lo que esta pasando, que llevamos unas semanas que no levantamos cabeza.
Un abrazo/jose Maria

juancar347 dijo...

Hola, José Mª. Por el secreto me refiero a la galería oculta, aquella que está en un pequeño museo que ocupa el lugar donde aquélla estaba originalmente, y que tiene los mejores capiteles, los más simbólicos. Puedes preguntar por Rosa Mari, su número de teléfono es: 975-183.618, y está disponible los fines de semana de 11 a 14 y de 16 a 19.
Con respecto a lo otro, ya sabes que estaré encantado de leer el mail, aunque últimamente estoy que no paro. El domingo me iré dos o tres días a Asturias y todavía estoy digiriendo el viaje jacobeo del fin de semana pasado. Hablamos.
Un abrazo

Lima dijo...

Juego veraniego para compartir: Tienes que citar cinco rostros cinco, que con su sola presencia en una película, la convirtieran en buena, si no lo era ya.
Aqui están los mios El ojo de Soria

juancar347 dijo...

He escrito mis cinco nombre en tu entrada. Ya me dirás en qué consiste el juego...

Javier dijo...

He pasado varias veces por la carretera, la próxima entraré.

Un abrazo

juancar347 dijo...

Hazlo, Javier. Te aseguro que merece la pena. Un abrazo

El Deme dijo...

Hola, saludos de un soriano. Me gusta mucho tu página a la que he llegado por casualidad justamente buscando información de Andaluz, un pueblecito que siempre me han recomendado visitar. Tu información es extraordinaria.

juancar347 dijo...

Hola, Deme. Gracias por tu comentario. Aunque se me acumula el trabajo y aún tengo que terminar la presente entrada, si pasas por Andaluz, te recomiendo que en tu visita a la iglesia de San Miguel Arcángel, prestes mucha atención a los detalles, tanto dentro como fuera de ella. Y si me haces el favor, saluda a Rosa Mari, y le dices que el chiquito de Madrid que quiere ver a la Virgen, todavía está esperando su llamada.
Un abrazo

Javier dijo...

Veo que el veranillo ofrece calma y tranquilidad.

Un abrazo

juancar347 dijo...

No te creas, Javier, ocurre que está siendo de lo más movido e interesante; pero claro, mis últimas 'expediciones' me han llevado lejos de Soria.
Un abrazo

Anónimo dijo...

hola amigo permite que te llame asi es cierto andaluz es precioso , yo ahora me muevo por riaza
a ver si nos vemos un dia y te cuento un saludo marina

juancar347 dijo...

Marina, ¿eres tú?. Mándame tu correo y charlamos. Un abrazo

Anónimo dijo...

Soy Rosa Mary, de Andaluz.
Hola Juan Carlos,
Primero de todo Feliz Año a todos. El horario de visitas de la Iglesia es sólo de verano, aún así puedes venir cuando quieras, avísame antes.

Un Saludo.
Rosa Mary

juancar347 dijo...

Hola, Rosa Mari. Igualmente te deseo un venturoso y próspero Año, aunque en el fondo, lo principal es que podamos disfrutarlo con salud. Agradezco tu invitación, que sabes que acepto encantado, pues aún tengo un temilla pendiente y aprovecharé para mejorar algunas fotografías. Te llamaré, aunque no podrá ser antes de al menos dos o tres sábados. Un saludo, y muchas gracias otra vez.