martes, 27 de octubre de 2009

Bordecorex

¿Tiene la Historia una deuda con Bordecorex?. Si así fuera, cabe en la imaginación suponer lo que sería el descubrimiento arqueológico más importante, después del hallazgo de la tumba de Tutankamón en el Valle de los Reyes: el descubrimiento de la tumba de Almanzor.
No cabe duda, de que geográficamente hablando, no hay comparación posible, si se exceptúa, como adjetivo de referencia, la extrema -que no exenta de belleza- dureza del lugar. Como Caltojar, Casillas, Ciruela o Fuentegelmes, Bordecorex constituye otra de las piedras preciosas que conforman un regio cinturón imaginario, cuya hebilla, de oro puro, no sería, si no, la aparentemente humilde y no obstante excepcional, ermita mozárabe de San Baudelio de Berlanga.
La muerte oficial del que fuera considerado, con toda justicia, como el azote de los reinos cristianos -de sus cincuenta y dos razias o campañas militares, las más importantes fueron aquellas emprendidas contra Barcelona, Pamplona, Santiago de Compostela y San Millán de la Cogolla- se sitúa en Medinaceli, el día 11 de agosto de 1002. Demasiada precisión, en mi opinión, para no saberse con certeza dónde murió en realidad, después de la escaramuza de Calatañazor -a donde ya llegó enfermo de su última campaña por tierras de la Rioja, y que la propaganda cristiana aireó como una gran batalla- y, lo más importante, dónde fue finalmente enterrado.
Se puede decir, entonces, que con respecto a este fascinante enigma, existe una disputa, histórica y legendaria, entre la señorial Medinat al Salim y la medieval Horcecorex -con tal nombre la menciona la Crónica Silense en la época en que fue reconquistada por Fernando I- aunque personajes de la talla y relevancia de Ximénez de Rada -arzobispo de Toledo y uno de los promotores de la llamada batalla de los Tres Reyes o de las Navas de Tolosa, acaecida en julio de 1212- apostaban por la primera.
Si Medinaceli nos ha dejado testimonio de esa pluralidad cultural formada por judíos, sarracenos y cristianos, Bordecorex ha conservado -no obstante como un legado a punto de desaparecer- esa primigenia esencia medieval, que encuentra en la iglesia románica de San Miguel, su pieza más destacada.



7 comentarios:

KALMA dijo...

Hola! Buen recorrido histórico por una villa cuyo nombre ¿Es de origen musulman? Suena a oriente. Tras leerte y aunque nunca lo había echado de menos, sí es curioso que con todas las batallas escritas de Almanzor, no se tenga constancia total de donde murió... debe ser que bastante batalló en vida. Y las fotos ¡El rey del rincón! No se te escapa uno. Abrazotes

juancar347 dijo...

Hola. Sí, hay que reconocer que Almanzor fue un guerrero y un estratega excepcional. Sinceramente creo que, de haber vivido algunos años más, la Reconquista se hubiera retrasado pero que bastante. Todo en torno a su muerte y el lugar donde reposa es un completo, pero fascinante enigma. Ximénez de Rada pensaba que estaba enterrado en el castillo de Medinaceli; si es así, un lugar seguro como pocos, pues hoy día alberga el cementerio. La leyenda dice que su tumba está en la cuarta colina. Con esos datos, cualquiera se pone a buscar. Es interesante recorrer los pueblos y procurar buscar los detalles. Un abrazo

Iconos dijo...

Buenas noches Juan Carlos y Kalma. A mí el topónimo de Bordecorex me suena más a latín o a alguna derivación de las lenguas de los pueblos que moraron antes de la llegada de los romanos, que a musulmán, pero al grano. En otras ocasiones hemos hablado que la historia es de quien la escribe y sinceramente, la que a mí me tocó estudiar, la escribieron unos pocos que tenían mucho interés en hacernos llegar la grandeza de los Reyes Católicos y lo malos-malísimos que fueron los árabes en su estancia en la península. Con esto quiero decir que como para indagar en la ubicación de la tumbra del revoltoso Almanzor!! Con la que lió!! Menos mal que la historia se rescribe y que hay juancarlos inquietos que bucean por indicios ocultos. Otra cosa que me llama mucho la atención de tus crónicas, Juan Carlos, es que los pueblos por los que viajas están destrozados, abandonados... cuando en el pasado fueron enclaves o lugares de paso muy importantes.Me produce mucha tristeza. O será la luna... Un saludo.

juancar347 dijo...

Buenas noches, Iconos. La primera vez que lo oí (y no es broma) me sonaba a celta; ya sabes, los famosos dibujos de Uderzo y Goscinny, Astérix, Panorámix, Vercingétorix...En realidad, se piensa que deriva de la palabra árabe bord o borch, y hacía referencia a una torre o un lugar elevado. De hecho, en las inmediaciones aún se conserva un torreón de la época de Almanzor. La historia es, en mi opìnión, la gran cínica. Precisamente por eso, porque siempre la escriben los vencedores. Uno de los objetivos de este blog, es mostrar en lo posible la provincia tal cual es; si no lo consigo de palabra, al menos me consuelo haciéndolo a través de las imágenes. Es una realidad lamentable (y al paso que va preocupante) que Soria es una de las provincias que con más saña sufre el cáncer de la despoblación. Aún así, pasear, meterse entre las raíces de estos pueblos es algo genuino, difícil de explicar. Como bien dices, la Historia -tanto esa que nos han contado, como el fantasma de aquélla otra que posiblemente fue- no deja de acompañarte en la visita. Es triste, es cierto, pero reconforta ver que todavía hay muchos que se aferran a la tierra demostrando las buenas raíces que tienen. Un abrazo

Lima dijo...

El nombre quizás tenga algo que ver con una torre de los quraysíes, que según Angel Almazán también intervinieron en la construcción de San Baudelio. Imaginemos a Almanzor rezando en la ermita (que para este autor empezó siendo mezquita) antes de morir, y por que no imaginar también que Almanzor está enterrado en el promontorio de San Baudelio. No sería mal sitio y menos en aquellos tiempos en que era casi un vergel.

Lima dijo...

Quería decir otra cosa y se me ha ido el santo a San Baudelio. En Bordecorex, a pesar de sus 15 habitantes censados y sin visos de que la cosa mejore, funciona una asociación cultural de las más activas de Soria. Esto dice mucho de la calidad humana de esta gente, por la que ahora mismo me quito el sombrero (quiero decir, la boina)

juancar347 dijo...

Buenos días, Lima. Puede que tengas razón en tus interesantes reflexiones sobre Almanzor, pero creo que la ermita fue posterior. De cualquier manera, siempre he sentido que los alrededores de San Baudelio, aparte de misterio, esconden algo más. Imagino que, debido al odio levantado entre los cristianos por sus contínuas y devastadoras razias, se pensara enterrarle en un lugar secreto, sin rimbombancias en su sepultura. Ignoraba lo de la Asociación de Bordecorex, aunque sí pude comprobar lo aficionados a la caza y a los buenos desayunos que son sus escasos habitantes. Un abrazo