domingo, 6 de junio de 2010

Abioncillo


Resulta más que probable, que su nombre haga referencia a aquél lejano génesis y a una pequeña comunidad rural asentada en las cercanías del río Abión, a medio camino de distancia, aproximadamente, de Calatañazor y Muriel de la Fuente. Una comunidad que, desde luego, continúa siendo pequeña en la actualidad, pero que mantiene hasta cierto punto su independencia o seña de identidad arquitectónica, siquiera sea en la forma y estructura de sus típicas casas serranas. Es este un dato significativo, si consideramos que ésta seña de identidad se está perdiendo progresivamente en los pueblos, saturados de construcciones híbridas que, en su aparente modernidad, restan, por lo general, atractivo y encanto a lo tradicional.
Ignoro si la parroquia nació bajos auspicios románicos, pues la zona produjo, en tiempos, una excelente cosecha de ese arte que algunos autores definen como el arte de la peregrinación. Si así fue, todo vestigio, desde luego, se ha perdido, como se perdieron todas aquellas ermitas que, cuál luminarias, giraban alrededor de Calatañazor, de las que apenas sobreviven la ermita de la Virgen de la Soledad y los muñones de la ermita de San Juan.
Durante mi visita, breve pero interesante, sufrí ese típico vacío rural, en el que parece que los habitantes de los pueblos desarrollan su vida única y exclusivamente de puertas para adentro. Y no obstante, paseando por sus calles, silenciosas y solitarias -a excepción del ladrido de algún perro-, fue recurso suficiente, para hacerme algunas cábalas que, espero, no anden demasiado alejadas de la realidad, o al menos, resulten lo más objetivas posible.
A este respecto, reconozco que me llamó poderosamente la atención, una casona, de extraordinaria, sólida constitución, situada detrás de la iglesia, formando parte de una pequeña plazuela -donde un enorme mastín negro dormitaba entre bostezos a pie de puerta, y en el único árbol, una diminuta casita de madera esperaba ansiosa la llegada de su volátil inquilino- cuya fachada principal lucía un cartel que, entre otras sensaciones, me hizo sentir esperanza en el futuro: 25 años de innovación educativa, 1984-2009. Imagino, que el modelo responde al tipo de escuela taller, instalado en algunos lugares -como en Navapalos, donde tengo entendido que se pretendía rehabilitar el pueblo, utilizando los medios tradicionales de construcción-, con el objetivo de fomentar los oficios, conservando, a la vez, las técnicas tradicionales.
Otra de las características que llaman la atención, es observar las típicas chimeneas cónicas, de probable origen celtíbero, conocidas popularmente como espantabrujas; toda una reminiscencia antropológica de antiguas creencias y tradiciones.
Bajo la denominación de Asociación de Amigos de Abioncillo -un avión de madera con dicha denominación, cuelga en la fachada, balanceándose al viento- se puede encontrar lo que a priori parece ser el único bar del pueblo. En el cristal de la ventana, una grata referencia a Madrid y a uno de sus barrios más emblemáticos: Vallecas, o el Valle del Kas, como gustamos denominarlo también.

video

7 comentarios:

Anderea dijo...

Abioncillo de Calatañazor. Un precioso pueblo-escuela que no olvidaré nunca.

¿Ya no vive nadie allí, Juan Carlos?

Anderea dijo...

He encontrado la respuesta, Juan Carlos.

http://www.escuela-abioncillo.com/

Gracias.

juancar347 dijo...

Hola, Anderea. En realidad, no me dio la impresión de abandono en ningún momento. Pasa que no me cruzé con nadie, pero eso es algo normal en las pequeñas comunidades rurales. Te agradezco muchisimo la aportación; en cierto modo, era lo que me imaginaba, y al parecer, se está llevando a cabo con más éxito que en otros pueblos como Navapalos, donde se intentó implantar un sistema parecido. Un abrazo

Lima dijo...

Con Navapalos hay una diferencia sustancial: allí casi todo se hizo de arriba abajo a base de inyecciones de dinero público, En Abioncillo la iniciativa surgio desde abajo y sin mas ayudas que la ferrea voluntad y los sueños de independencia de unos cuantos iluminaos.

juancar347 dijo...

Hola, Lima. Te agradezco mucho la puntualización. Sea como sea, en Navapalos (corrígeme si me equivoco) hubo una mal versación de fondos, pues en un principio se trataba de reformar el pueblo, prácticamente despoblado, utilizando las viejas técnicas de construcción. En fin, es una pena que este tipo de proyectos terminen de esta manera. Esperemos que en Abioncillo, esa iluminación perdure. Un abrazo

Lima dijo...

Aqui puedes ver algo sobre Navapalos. La idea surgió de un arquitecto alemán llamado Erhard Rohmer, una excelente persona y bien relacionada politicamente con los que mandaban en el Burgo y en Soria en los años 80. Se trabajó mucho y bien en el pueblo que ya era casi una ruina, levantando casas con técnicas tradicionales.
http://www.ctv.es/USER/interacc/home.html

juancar347 dijo...

Te agradezco el enlace,Lima. Siempre una aportación de datos a tener en cuenta. Es una pena que no se terminara la proyección del proyecto. Al menos, la vez que estuve, no me dio la impresión de que la cosa avanzara, sino más bien de que se había quedado a medias. Sólo funcionaba, y supongo que por la época estival, el bar que hay cerca del torreón medieval. Habrá que darse una vuelta, por si acaso hubiera novedades. Un abrazo