lunes, 11 de junio de 2012

Una sugerencia para la aventura: la fortaleza califal de Gormaz


'Del Duero en la diestra orilla,
hay una ciudad de historia
que lleva por nombre Soria
y es orgullo de Castilla...' (1)

No cabe duda de que, aún vista así, con los lienzos hundidos y mellados de sus murallas, humillados frente a una erosión en la que las inclemencias del tiempo no han sido tan extremas como el calamitoso abandono y olvido de numerosas generaciones que crecieron y vivieron al cobijo de su sombra, la fortaleza califal de Gormaz continúa ejerciendo una curiosa fascinación, siendo, a la vez, el más soberbio exponente de todos aquellos baluartes que conformaban una soberbia línea defensiva que se extendía por la denominada frontera del Duero.
Por debajo de ella, y prácticamente una gran desconocida hasta la última edición de Las Edades del Hombre celebradas en la provincia, la humilde ermita de San Miguel oculta un maravilloso tesoro con las pinturas de su interior, donde se aprecia la misma escuela -y hasta es posible que la misma mano- que convirtió la espiritualidad en Arte, legando otras dos auténticas maravillas, como son la ermita de San Baudelio de Berlanga y la de la Vera Cruz, en Maderuelo.
De paso, su cercanía a El Burgo de Osma y también a un lugar atractivo, legendario y emblemático, como es el Cañón del Río Lobos, puede hacer que un fin de semana se convierta en una genuina e inolvidable aventura.
Como curiosidad añadida, se recomienda ver el estupendo trabajo en 3D de la ermita de San Miguel, en el blog amigo de La Torre de Morales, cuyo enlace os dejo a continuación:



video

(1) 'La Virgen de la Llana y el cautivo de Peroniel, leyenda religiosa tradicional e histórica descriptiva de Soria y su tierra, escrita en verso por D. Juan Martínez Liso, Madrid, 1901.

2 comentarios:

KALMA dijo...

Hola Juan Carlos!
Me gusta este sitio y Soria es ideal en verano. Las fotos me ponen en una situación estratégica, sabes, mi escoba ha volado algún rincón de la grande Soria, sin embargo, no conozco las tierras de Gormaz y es un pendiente que me estás recordando de la mejor manera, con tus palabras.
Besos.

juancar347 dijo...

Mira que me sorprende que tu escoba no haya volado todavía por allí, con las veces que has estado al lado, en El Burgo de Osma, que no perdonas un año la matanza y te pones morá, je,je...En serio, bruja, te lo recomiendo, es toda una aventura: ir temprano, deambular por el interior de la fortaleza califal, paladear el extraordinario paisaje que se divisa desde sus heridas murallas y pensar que la cromática de esos campos, quedó plasmada en las maravillosas pinturas de la ermita de San Miguel, que queda un poco más abajo. Dos lugares imprescindibles de la provincia. Y como digo, a un paso de El Burgo, de las ruinas de Uxama, de los torreones de vigilancia. En fin, un mundo cerca de otros mundos. Un abrazo