jueves, 25 de octubre de 2012

Cultura y Patrimonio en el País de las Langostas: robos en Señuela


En marzo de 2011, tuve el inmenso honor y privilegio de conocer a Cándido Heras y a varios miembros de la Asociación Cultural Amigos de Señuela, con los que compartí no sólo mesa, sino también unas horas inolvidables en las que me fueron mostrando, con todo lujo de detalles, parte de los edificios que, com tesón, esfuerzo y mucho cariño, han ido rehabilitando para volver a dar a este pequeño pueblo, cercano a Morón de Almazán, parte de ese aspecto y de esa antigua vida que antaño tuvo.
Durante la visita, tanto al pueblo como a su entorno, me fueron poniendo al día sobre esa entrañabloe historia popular, generalmente conservada de puertas para adentro, que se echa en falta, por desgracia, en los rígidos manuales de formación que el Ministerio de Educación y Ciencia considera imprescindibles para instruir a las futuras generaciones. Unos manuales, me permito añadir, en los que no hay cabida -ni tan siquiera por unas breves líneas- para difundir unos aspectos tan personales de nuestra Historia, de nuestro Arte y de nuestra Tradición, que posiblemente ayudarían a fomentar entre nuestros escolares, un respeto y una mayor valoración de nuestros pueblos y de nuestro Patrimonio. O mejor dicho: de su futuro Patrimonio.
Porque ahí es donde está la verdadera riqueza de un país, en su Cultura. 

Por desgracia, hay gente de sangre fenicia e instinto de langosta que, amparándose en la noche y en esa oscura debilidad jurídica que justifica con multas lo que en otros países costaría los cinco dedos de la mano, se dedican a comerciar con los frutos del expolio. Un expolio, que hace mella en el legado futuro de nuestros hijos y ofrece un vino amargo en aquellos que aman su pueblo, su tradición y su cultura. Parte de esa tradición, de esa cultura y de esa historia personal de Señuela, son los antiguos lavaderos de piedra. Unos lavaderos individuales, labrados en un solo bloque y raros de encontrar que, como decía Paloma Sánchez Garnica (1), tienen su alma en la piedra y atesoran, entre sus dormidos recuerdos, entrañables historias que contar.
Hace unos días, desaparecieron dos de estos preciosos elementos. Y con ellos, parte de esa alma afín a Señuela, que dormitaba plácidamente en el pueblo que les vio nacer. Cándido lo sabe bien. Por eso, no sólo me congratulo desde aquí con esa pérdida, sino que animo a todos los amigos que visitan este blog, a que observen bien las fotos y tomen nota por si, caprichoso como suele ser, ese genio endemoniado llamado Azar, se sacara un conejo de la chistera y pusiera la visión de alguno de los lavaderos desaparecidos en su camino.
Pero quizás, todo lo expuesto se comprenda mejor, en palabras del propio Cándido, quien, amablemente, me permite reproducir la carta que ha enviado al director de uno de los diarios de la provincia:

Un lavadero que llora.

La noticia, triste noticia, es que han robado dos pilas del antiguo lavadero de Señuela.
El lavadero público o "Pozo Concejo" de Señuela, es un lavadero descubierto, cercado con pared de piedra, con un pozo para sacar el agua subterránea y brocal, y sus pilas de piedra. Las pilas robadas eran de una única pieza, labradas a cincel, quizás una de ellas medieval.
Si las piedras hablaran, estas pilas podrían recitar libros de relaciones interpersonales. Nos dirían noticias agradables y tristezas, de sacrificios, de como administraron con sabiduría la miseria nuestros antepasados. Nos explicarían como se lava a mano, de la tabla, de rodetes, de panales de jabón hechos a mano, de baldes, de azulillo,etc.
No se si estas pilas lloraban, cuando con pluma y de cuajo fueron arrancadas, quizás no, o es que no pues estaban asustadas y extrañadas; quizás durante el viaje en camión, probablemente de noche, tampoco, o es que no se veían las lágrimas en la oscuridad; no se si llorarán en algún chalet o en otro lugar, pero se que están tristes.
Lo que si sé, es que alguna lágrima se ha desprendido y ha caído, como gota de agua cristalina, por las mejillas, de esas mujeres que hasta los años 60 lo utilizaron para hacer la colada.
Esas mujeres que en invierno cuando el agua salia caliente, aunque se helaba pronto, iban a lavar llevando un saco lleno de paja para meter los pies y que el frió fuera menos intenso. Esas mujeres que al salir el sol, tapaban con un trapo la pila y le echaban algún caldero, para saber que estaba ocupada o cogida. A esas mujeres, a esas mujeres,.....
Podrán llevarse piedras, pero no os pueden robar el corazón. A vosotras mujeres os animo para que desde lo más profundo sepáis transmitir a vuestros nietos y bisnietos, una forma de vida y una cultura que ha desaparecido.
Escribo estas lineas como homenaje a todas aquellas mujeres que lo han utilizado a lo largo de los años; a los ladrones solamente decirles, que no robáis piedras, robáis las historias de los pueblos y de las familias que los han habitado.

Cándido. Señuela.
 
(1) Paloma Sánchez Guernica: 'El alma de las piedras'.

13 comentarios:

Syr dijo...

Precioso homenaje a la cultura, al esfuerzo popular, al recuerdo...: a la VIDA.

Sentido escrito de Cándido al que me gustaría acompañar aquellos versos de Neruda:

" Desde el jardín, en lo alto,
miré la lavandera
Era de noche.
Lavaba, refregaba,
sacudía,
un segundo sus manos
brillaban en la espuma,
luego
caían en la sombra,
Desde arriba
a la luz de la vela
era en la noche única
viviente,
lo único que vivía:
aquello
sacudiéndose
en la espuma, los brazos en la ropa,
el movimiento,
la incansable energía:
va y viene
el movimiento,
cayendo y levantándose
con precisión celeste,
van y vienen
las manos sumergidas,
las manos, viejas manos
que lavan en la noche,
hasta tarde, en la noche,
que lavan
ropa ajena,
que sacan en el agua
la huella
del trabajo
....."

Un abrazo

juancar347 dijo...

Hola, Syr

No sólo se te permite, sino que estoy seguro de que Cándido sabrá apreciar tu gesto en lo que vale, de la misma manera que lo aprecio yo. Él no te conoce, pero estoy seguro de que si algún día os presentara, congeniaríais rápido los dos: en ambos habita ese poeta que todo pueblo lleva dentro.
Lo que yo más lamento, es que tanto esfuerzo, tanto sacrificio en esos caminos, pueda servir para que algunos hijos...algunas langostas, utilicen los datos para delinquir impunemente. Y es una pena, porque hay tanto que ver, tanto de lo que hablar, tanto por acercar a todos aquellos que no tienen la fortuna de poder desplazarse y vivirlo por sí mismos..En fin, habrá que empezar a estudiar el idioma de los pájaros y cuantas menos referencias, mejor.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Gracias Candí por expresar los sentimientos que, por lo menos en
mi nombre, explican las sensaciones que este hecho me ha producido al conocerlo.
Cuando paseamos por allí y disfrutamos de su "presencia" no podemos imaginar que la vileza de alguién nos pueda privar de tanta sencilla y rica belleza.
Es indigno que se pueda creer tener derecho a saquear nuestro
querido patrimonio sólo porque se quede en reposo, esperando el próximo fin de semana, puente ... o vacaciones, para poderlo recorrer, tocar sus asperas y queridas piedras ...
Cuanto lo siento; de momento ... no
se me va de la cabeza esa visión ... con esos huecos tan importantes para nuestro pueblo.
Yo se que el mayor disgusto te lo has llevado tú Candi, seguro que Angelines tambien, como no, pero os agradecemos todo lo que habeis trabajado y hecho por conservar a
Señuela y mejorarla en la medida de vuestras posibilidades y que el resto tambien hemos puesto mucho cariño por disfrutarlo en cuanto hemos tenido ocasión y ... que seguiremos entre todos empujando para poder mantener nuestra historia y nuestras raices.
Pili.

Alkaest dijo...

Desde la desolación y el desánimo, porque estos son tiempos para servir de pretexto a cualquier tropelía, me adhiero al sentir de Juancar y me reafirmo en una antigua opinión mía: Hay que ser muy cuidadosos, muchas veces, es mejor guardarse el conocimiento de algo, a fin de evitar que su difusión atraiga a los rapiñadores.
Luego no nos extrañemos que, al llegar a un pueblo, cámara en ristre, los lugareños nos miren de reojo, nos rehuyan y se nieguen a enseñarnos nada.
Tendremos que perfeccionar nuestro "lenguaje de los pájaros", hablar para iniciados, o callar para siempre...

Y desde aquí, nuestra solidaridad con todos los expoliados.

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

Pues sí, vamos a tener que volver a utilizar el lenguaje de los pájaros; y es una pena, porque dejar de comunicar es también facilitarle la labor al olvido, haciendo que provincias como Soria, con tantos atractivos, vuelvan a caer en la indiferencia. El problema de podría enfocar desde muchos puntos de vista, pero el problema principal, es la falta de justicia. Como le dije a Cándido, cuando hablé con él por teléfono: se ha cogido a numerosos expoliadores, siendo uno de los casos más famosos, las detenciones en el pueblo de Renieblas. Y no pasa nada, una leve multa y a la calle y mientras tanto, la mayoría de las piezas expoliadas, a buen recaudo en colecciones particulares. En este caso, no hablamos de una talla, o de un retablo, sino, por desgracia, de algo que está al aire libre, a la vista de cualquiera que pase por allí y sin ningún escrùpulo, se encapriche y tenga el bolsillo y los medios para mandar un caminón, una grúa y al zurrón. Como dices, no sólo soy el primer indignado por el tema, sino que también me siento perjudicado. Uno piensa que hace una buena labor cultural, sin ganar un sólo euro, desinteresadamente, a base de mucho sacrificio y mucho esfuerzo. Y sé positivamente, porque así me lo han comunicado de algunos pueblos donde por fortuna también tengo amigos, que a veces ese esfuerzo dá sus frutos y la gente de diferentes provincias se anima a visitar Soria, sus monumentos y sus lugares naturales. Eso creo que es un beneficio para la provincia. Desgraciadamente, repito, en todo hay sus pros y sus contras. Sinceramente, espero que aparezcan esos lavaderos y que a los culpables les endosen un castigo ejemplar. Pero eso, me consta que es esperar demasiado.
Un abrazo

Alkaest dijo...

Siempre nos queda el consuelo, infantil consuelo, de desearles a los depredadores que gasten su mal habido dinero en medicinas...

Es un pobre consuelo, pero teniendo en cuenta como está el tema de la "justicia" -con minusculas-, y el tema de las "autoridades competentes"... ¿Qué otra cosa nos queda, sino maldecir y blasfemar? Por supuesto, eso no arregla nada, pero desahoga un montón.

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

Desde luego. Y aunque esté mal decirlo, con episodios tan desafortunados, al menos espero que nos sirva de lección a todos, y sepamos valorar lo que tenemos. Eso no significa cerrarse en banda y poner cadenas hasta en la caseta del perro, pero sí enseñar al perro a morder si fuera necesario...

Baruk dijo...

Es un lavadero muy original y por lo que decís, parece ser exclusivo.

Piezas de museo, desde luego.

Que haya suerte en su recuperación.

Saludetes

juancar347 dijo...

Sí que lo es. De su género, la verdad es que se ven pocos. Esperemos que haya suerte, se localicen y se escarmiente en condiciones a los ladrones y a los que fomentan los robos. Un abrazo

La Tana dijo...

Que se hayan llevado las pilas de lavar no significa que estos ladrones sean gente limpia.

La Tana dijo...

El hecho de que hayan robado las pilas de lavar no significa que los ladrones sean gente limpia.

Saludos de La Tana (La Madriguera)

juancar347 dijo...

Muy limpia no deben de ser, no, desde luego, aunque sí de manos sucias y conciencia aún más sucia todavía. Saludos para tí también

angel dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=IpxrVr0Me3c

En Youtube, subido en septiembre 2011 está un programa de versoria.tv que muestra en alta definición el lavadero de Señuela y otras partes del pueblo.