lunes, 12 de noviembre de 2012

Soledades burgenses


'El camino de Soria a Burgo de Osma, 58 kilómetros de buena carretera, se hace rápidamente. En el primer tramo, a la derecha, corre la alta meseta de la sierra de Frentes, que desde su ceja desciende suavamente por la solana, así como por el lado Norte se hunde desde ella en abrupto corte; y por la izquierda se levantan las sierras cretáceas también de San Marcos y de Hinodejo...' (1)

Dormida alrededor de su catedral, situada a la diestra o a la siniestra, según se mire, de un río de nombre Ucero, que apenas semeja, por su caudal, un arroyo en estado de crecimiento a una quincena aproximada de kilómetros de su nacedero natural, en las estribaciones del Cañón del Río Lobos, El Burgo de Osma permanece en duermevela, temeroso, quizás, de una deesapacible mañana de domingo, que anuncia, cual profética sibila, los rigores de un invierno impaciente por llegar. En lontananza, no lejos de la solitaria Cruz del Siglo, así como de una remodelada ermita de la Magdalena, la antigua fortaleza califal de Gormaz reina sobre la cima de un monte con forma de pirámide, guardando celosamente sus fantasmas entre telarañas, restos de nidos y sombras, mientras el viento, que amenaza con convertirse en desabrido Cierzo, gime lastimero por las ruinas heridas de olvido de la milenaria ciudad de Uxama.
Bajo los desiertos soportales de la plaza, los silencios son rumores de antiguas glorias; recuerdos enmudecidos de gestas infinitas, consignadas en manuscritos y legajos que duermen un sueño eterno, arropados por el polvo gris de los archivos diocesanos y el carisma campeador de los antiguos escudos de armas, que recuerdan señores y linajes hace tiempo sepultados.
Las campanas de la torre de la catedral, solidarias con el silencio inmaculado a hora tan temprana, desesperan impacientes por oír un canto del gallo que no llega, mientras en las puertas de algún bar -el dueño bostezando y fría la cafetera- prende todavía, no obstante descolorido por los intensos rayos de sol de un verano que ya pasó a la historia, un cartel anunciador de las pasadas fiestas en honor a San Roque, el misterioso santo de los caminos, guardián y compañero impenitente de arcángeles dorados y Vírgenes Negras.
Precisamente a San Roque, le tienen dedicada una pequeña y solitaria ermita, allá, en la ribera macerada de otoño en la que se mece melancólico el viejo Duero a su paso por la antigua Castromoros; o lo que es lo mismo, a su paso por la decana San Esteban de Gormaz, fácil de alcanzar para aquellos que, habitual o circunstancialmente comienzan su ruta por el extremo opuesto al sugerido por Taracena y Tudela, permitiéndose el lujo de vagar por tierras segovianas que despiertan al día envueltas en jirones de niebla antes de llegar, e incluso aún después de dejar atrás lugares como la monumental Ayllón. Fantasmas de espíritus de castellanos, que echan en falta el fragor de las batallas y la agonía de los gritos comuneros.
Aún con la torre cubierta de andamios y dispuesta a recibir, gitana carita de luna, los honores de un merecido maquillaje, la catedral, qué duda cabe, es el polo magnético que acapara todas las miradas y se cuclea, orgullosa, henchida al recibir todos los piropos. No parece serlo, sin embargo, lo que demuestra que no hay regla sin excepción, para unos madrugadores turistas, que apenas prestan atención a los numerosos misterios y acertijos dejados por los canteros, a lo largo de los siglos, a base de sudor y golpe artístico de escoplo. No desmerece, en absoluto, la Puerta de San Miguel, donde buey y león -Marcos y Lucas- parecen aunar fuerza y determinación para alertar al visitante de que se ande con cuidado, y una vez dentro, recuerde que está en un lugar que ya era sagrado incluso antes de que los robles de los druidas fueran sustituídos por los bosques de columnas de un gótico en expansión.

video

Lo reconozco, y así lo pongo de manifiesto: mi debilidad, después de todo, está unos metros más allá, en esa sensacional Portada Principal. En ese pequeño paraíso pétreo donde, aún al cabo de los siglos, un enamorado Salomón continúa cantándole a la Reina de Saba:

- Que me bese con besos de su boca. Mejores son que el vino tus amores, más suave el olor de tus perfumes, tu nombre como bálsamo fragante...

Y una arrobada Reina de Saba, repitiendo incansable a una sorda multitud:

- Soy un narciso del Sarón, una azucena de los valles. Como lino entre espinos...(2).

Quizás la pátina del tiempo, que no la de las velas, haya hecho algo de justicia; o quizás, después de todo, el cantero quiso darle un aspecto moreno, pero hermoso, pues incluso en su pensamiento, el sol también la bronceó...Entienda el que tenga oídos.
Hay un eterno Don Juan, burlón e impredecible, que se llama Tiempo. Una última mirada a la calle Mayor, y a la portada de la residencia episcopal, donde el cantero trocó los cuellos entrelazados de las ocas por un entrelazo de cuellos de dragón, y servidor piensa con los pies, apenas comienzan a adivinarse los primeros síntomas de agua-nieve. El termómetro hace que la ensoñación también se congele. Y pensando con los pies, o mejor dicho, aplicando la definición que Ambrose Bierce hizo del cobarde en su Diccionario del Diablo (3), me despido, una vez más, de El Burgo de Osma.


video


(1) Blas Taracena y José Tudela: 'Guía de Soria y su provincia', EOSGRAF, S.A., Madrid, tercera edición aumentada, 1968, página 147.
(2) El Cantar de los Cantares, 1,2 y 2,1.
(3) Ambrose Bierce, 'El Diccionario del Diablo', Ramdon House Mondadori, S.A., 1ª edición, octubre de 2007, página 127.

10 comentarios:

KALMA dijo...

Hola Juan Carlos!
Que descripción más bella, una catedral morena, de piel gitana, carita de luna y ya llevan un tiempo restaurándola, si no recuerdo mal, la última vez que fuimos ya estaban por la labor, sin duda, el Burgo es uno de los pueblos más emblemáticos de Soria, por su catedral, su plaza porticada, su muralla... Y como no por las jornadas gastronómicas del hotel Virrey Palafox donde entiendes porque del cerdo ¡Hasta los andares!
Un besote.
P.D. Me encanta la música que has elegido, estás evolucionando, jaja, Adelle de las voces más bellas de los últimos tiempos.

Baruk dijo...

Que bellos poemas los del Cantares, y que misterios guardan sus palabras, no? ...Juancar, no será que estas introduciéndote en ellos a pasos de gigante, o debería decir, a saltos de oca?

Besines

juancar347 dijo...

Hola, bruja. Me alegro que te guste la descripción. Las catedrales, en el fondo, tienen la belleza y el misterio de toda mujer. Hacía tiempo que no iba por El Burgo, pero si no me falla la memoria, el año pasado, en verano, cuando estuve por última vez con Ángel Almazán, no había trabajos de restauración. Ah, bandida, qué bien conoces las jornadas gastronómicas que se celebran aquí. ¡Si no fallas un año, ja,ja!. En cuanto a la música, ya conoces el refrán: renovarse o morir. Aunque no me importa añadir, que si me dan a elegir, me quedo siempre con lo clásico. Un abrazo

Barukina, no se te escapa una. El Cantar de los Cantares, atribuído al rey Salomón, es uno de los textos más hermosos y a la vez más herméticos que conozco. Digo mal, porque ya me gustaría conocerlo. Es decir, tener la suficiente sensibilidad y el nivel cultural requeridos para aspirar siquiera a arañarlos un poquito. Fíjate que casi todo el mundo se queda sólo en la puerta, acostumbrado al sabido 'negra soy, pero hermosa'. Piensa, sin embargo, en el texto que pongo en boca de la propia reina de Saba: 'soy un narciso, una azucena de los valles, lino entre espinos...'. Pasos de gigante, no, quizás, y siendo un poco arrogante, saltitos de oca, je,je.
Un abrazo

Syr dijo...

De esa andanza tuya, Caminante, guardo un preciado presente: la reproducción del Beato de Liébana que se guarda en la Catedral del Burgo. El libro con dedicatoria, te lo guardaste tú, bribonzuelo, pero al leerte hoy esta entrada, me has recordado el cariño con que me obsequiaste y la gratitud con la que lo conservo.

Como dice Baruk, yo también estoy viendo cómo creces. Seguro,llegarás a ser grande.

Un abrazo, Caminante

El Deme dijo...

Burgo de Osma, con su imponente catedral y sus calles con soportales, es uno de los pueblos (pequeña ciudad, más bien) más hermosos de Soria. Y te puedes comprar la torta del Beato para mojar en el café con leche.

juancar347 dijo...

Hola, Syr
Ya no me acordaba de las reproducciones del Beato que repartí por tierras segovianas, cuando la bruja también tuvo el detalle de acompañarnos en tan inolvidable jornada. Las adquirí con todo cariño para vosotros, la memorable jornada de domingo que pasé en El Burgo con Ángel Almazán. Ahora bien, como adulador no tienes precio; pero ¡qué coño,todos necesitamos alguna vez escuchar campanillas en los oídos, que por algo somos seres humanos y por añadidura, llenos de defectos!. Te admito lo de ir creciendo, porque creo que la vida es sabia y sabe dónde y cuándo poner Maestros de los que aprender. Lo de grande, con tu permiso, lo dejamos mejor para Ken Follet, que fue capaz de ponerle nombre a los pilares de la tierra. Un abrazo

++++++

Completamente de acuerdo contigo, Deme. Y juro por el mismo Beato, que la próxima vez que me deje caer por El Burgo, pruebo sus tortas. ¡Faltaría más!. Un abrazo para tí también.

Alkaest dijo...

Tus evocadoras descripciones, donde pones tanta pasión, me han traído a la mente -y me han hecho tiritar de la cabeza a los pies- aquella ocasión, años ha, en que tuvimos la mala ocurrencia de ir a ver una de las primeras "Edades del Hombre" en la catedral del Burgo de Osma -tengo el feo vicio de ser "pionero" en tanta cosas...-
Debía ser invierno y la extensa fila de personas, que esperábomos turno para entrar, se enroscaba alrededor de la plazuela, como camino del tablero de la Oca.
La mañana era luminosa, con ese cielo claro de Castilla. Es decir, la luz y el cielo de la "maligna" Castilla invernal.
Los que esperábamos nos calamos de tan bucólico clima, hasta los huesos. Bien abrigados íbamos, pero se nos helaron manos y pies. Por suerte, en uno de los mesones dieron en servir tazones de caldo calentito. Y con ello calmamos un tanto los ateridos cuerpos.
Luego, la visita al templo nos atemperó el espíritu.
Pero quel frío castellano todavía nos muerde los huesos, cuando escuchamos el sonoro nombre del "Burgo de Osma".

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

Lo creas o no, las Edades del Hombre y yo no parecemos conectar demasiado bien: aún no he tenido oportunidad de estrenarme con ellas. Y eso que en la última que se celebró en Soria hace dos años, estaba de supervisor un viejo conocido mío: D. Carmelo Enciso, párroco de Garray y Abad de San Saturio. Ahora bien, en cuanto a fríos, el Burgo de Osma puede dar una de las notas más altas de la provincia. Lo sé por varias experiencias, sobre todo recuerdo una, hará unos cuatro años, en que quedé en las puertas de la catedral con Marina, que por aquél entonces, estaba de guardesa de la ermita de San Bartolomé, en Río Lobos, y con su ayuda pude tener una breve 'experiencia' equinoccial, que por prudencia prefiero no mencionar. Era tal el frío que hacía, que dolía. Literal. Pero es lo que tiene Soria, que quien la va conociendo cada vez más, se va dando cuenta de que su apelativo de 'extremadura castellana', no es gratuito ni casual. Un abrazo

Alkaest dijo...

Quizá habría que cambiar su lema nobiliario: "Soria noble, Soria pura, cabeza de extremadura", por el de "Soria noble, Soria pura, Siberia de extremadura..."
Aunque, con frío o sin el, Soria es una tierra muy digna de ser recorrida.

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

No cabe duda, aunque casi prefiero Soria que Siberia. Pero es muy cierto: con frío o con calor (no olvidemos que en verano pega a base de bien), Soria no sólo es digna de recorrerse, sino que es, a la vez, una gran aventura atreverse a ello.
Un abrazo