domingo, 23 de noviembre de 2008

Pueblos fronterizos: Castillejo de Robledo

En realidad, la ruta que tenía prevista para ayer, se basaba en tierras segovianas, y más concretamente, en las poblaciones de Ayllón y Maderuelo. En Ayllón, porque es una de esas poblaciones castellanas que aún conserva un regustillo medieval con que a veces deleitar ese paladar romántico que tiene todo viajero soñador y en Maderuelo porque, amante del Arte y perquisitore de huellas templarias, tenía que intentar entrar en esa humilde y pequeña ermita del siglo XII, denominada, también, de la Vera Cruz cuyas importantes pinturas, son hoy día admiradas en el Museo del Prado, junto a las de San Baudelio, por miles de personas.
Como en el fondo soy un nostálgico, y teniendo en cuenta que apenas me hallaba a una decena de kilómetros de la frontera soriana y otro lugar no ajeno a la historia de estos singulares caballeros, una vez finalizada ésta rápida visita a Maderuelo -y digo rápida, porque la próxima he de planearla con más tranquilidad, valorando los datos que ahora poseo- me dije: '¿por qué no?. Así podré comprobar cómo van los trabajos de restauración de la iglesia románica de Nª Sª de la Asunción'. Dicho y hecho.
He de decir, por otra parte, que los trabajos de restauración de la iglesia van despacio, después de un largo año, y todavía ronda largo para su apertura al público. No obstante, cuando ésta se lleve a cabo, recomiendo su visita, interese o no el tema del Temple y la frenética actividad sexual desplegada en dos de los canecillos de su ábside, pues por dentro éste, no me cabe duda, no defraudará a nadie.
Como complemento, ofrezco una panorámica de la belleza de este pueblo fronterizo, cuya historia es larga y dulce al paladar, como el sabor incomparable de sus vinos. Además, es Ruta Cidiana.


video

2 comentarios:

Riviere dijo...

Estimado señor:

Soy incapaz de recordar si lo que voy a decirle,lo hice ya en una ocasión,en todo caso,dicen que "por mucho pan núnca es mal año".

Simplemente mostrarle mi admiración por la labor que desarrolla y la generosidad de la que hace gala,compartiendo los resultados de sus andanzas.
Andanzas llevadas a término con un espírtu con el que me identifico plenamente,pues me recuerdan las mías propias.

Sigo,en la medida de lo posible,sus blogs y no podrá quejarse del "campo" que tiene por delante,van servidos de monumentos.

Me ha impresionado vivamente el monasterio de Santa María de Huerta y Tiermes también,una maravilla.Cosa que no puede decirse de Alcózar,si es que no lo han arreglado ya.

Siga por ése camino,que se hace al andar,idea de la que es usted viva imagen.


Sin más,reciba un amistoso saludo.

juancar347 dijo...

Amigo Riviere, agradezco y valoro su generoso comentario. No creo merecer tanto, y lo digo sin falsa modestia. Todavía queda un largo camino; camino en el que hay mucho que ver, y sobre todo -y lo digo en todos los sentidos- mucho, muchisimo que aprender. El camino, como comprenderá, no es de rosas; tiene sus inconvenientes, sus durezas y sus decepciones. Pero, amigo mío, basta una sola alegría para que todo se desvanezca y sólo quede un pensamiento: ha merecido la pena. Disfruto con lo que hago, y me satisface mucho más, si otros disfutan también con mis andanzas Y como bien dice -no en vano me apropié de este concepto creado por un poeta al que admiro- se hace camino al andar y en ese camino -como bien dice, también- hay muchas cosas maravillosas que ver y mostrar.Me temo que todavía no podamos contar con Alcozar y su magnífica iglesia románica. Pero todo se andará. Un cordial saludo