miércoles, 6 de enero de 2010

Fuentearmegil


'Lo importante no es conocer todas las respuestas, sino conocer y comprender bien las preguntas'
[De una dedicatoria de Rafael Alarcón Herrera, Puentedey, Burgos, 10 de Agosto de 2009]
*******
Fuentearmegil, uno de los pueblos que conforman el denominado Coto Redondo y que, como referencia geográfica, quizá baste decir que se encuentra situado a 7 kilómetros de Berzosa, siendo, por tanto, dieciocho los kilómetros que lo separan de la capital burgense por un lado y una distancia equivalente de Ucero y el entorno del Cañón del Río Lobos.
El tiempo, desde luego, no acompañaba para viajar; aún así, en un intento incontrolado por liberarme siquiera por unas horas del influjo cansino de unas navidades que comenzaban a pesar como una losa en mi inquietud por la aventura, salí de casa horas antes de que el día amenazara con mostrar, sin ningún tipo de disimulo, su plomiza palidez.
El frío, el agua-nieve y unas brumas semejantes a las que se rumorea que envuelven la mítica isla de Avalón, fueron mi única compañía durante todo el camino. Éstas, sin embargo, resultaban mucho más espesas y cerradas sobre sí mismas en el trayecto que une el Burgo de Osma con Berzosa, y mucho más espesas, aún, si cabe, en los kilómetros -siete, como ya he dicho- que separan a ésta última población de Fuentearmegil.
No resulta extraño, por tanto, que no me cruzara con ser viviente alguno durante el trayecto -ni siquiera con los cuervos, que siempre suelen estar, no sé por qué extraña razón, a pie de caminos y carreteras, como las aves de mal agüero que son, aunque en la mitoogía celta fueran consideradas, curiosamente, como aves mensajeras de los Dioses- y que dicha ausencia de calor humano se extendiera a las calles de ésta pequeña población soriana, muchos de cuyos habitantes estarían plácidamente durmiendo la resaca navideña, a juzgar por las botellas de sidra y de cava que me encontré abandonadas en las cercanías de la iglesia parroquial de San Andrés, y situadas en línea, como esperando al tirador que las destroze, sellando definitivamente su destino.
Desde luego, el tiempo no pasa en balde, como asevera el refranillo popular; no obstante, en el caso de la iglesia parroquial de Fuentearmegil, el balde lo constituyen, no me cabe duda, las obras y restauraciones que, al cabo de los siglos, han conseguido arrebatarle su arcano romanticismo románico con la que fuera consagrada un día, con toda probabilidad en los siglos XI a XII.
Es cierto. Pocas huellas de éste permanecen visibles, y sin embargo, son suficientes para situarla en uno de los periodos más tempranos de lo que podríamos considerar, con toda justicia, como el románico soriano.
De esas pocas huellas, caben reseñarse -testigos indiferentes del homicidio artistico cometido- la fila de canecillos que se pueden contemplar en su frontal principal, así como una puerta, de acusado estilo califal o morisco, disimulada en uno de los laterales traseros.
Aunque elaborados en un estilo, a mi juicio, primigenio y rural -ajeno, en principio, a la magnificencia desplegada en otros monumentos sorianos contemporáneos- no dejan de tener, sin embargo, cierto aire de misteriosa simbología, que inducen a hipotetizar acerca de su auténtico significado.
Alguno, ha desaparecido, por lo que, a falta de alguna fotografía de época que lo reseñe, su mensaje se ha perdido por completo. Otros, como el diablillo cornudo que cita Cayetano Enríquez en su obra (1), están a punto de desaparecer, aunque todavía se advierte parte de la figura, así como los cuernos que la caracterizan y que, a juzgar por lo que parece otra figura humana en posición dolorosa, debe de corresponder con la condenación y el suplicio de un pecador; es decir, conlleva un evidente mensaje moralizante.
A este respecto, sería interesante añadir la existencia del rollo gótico o picota junto a la misma iglesia, hecho en cierto inusitado, pues lo común hubiera sido que tal elemento de justicia y señorío hubiera estado localizado, en mi opinión, en el centro del pueblo o, en su defecto, en la Plaza Mayor.
El resto de los motivos, cabezas, pueden representar, como simbolismo asociado -es sólo una opinión particular- alegorías de origen astrológico o alquímico, definiendo alguno de los estados inherentes a la consecución de la Gran Obra.
Quizás parte de estos misterios ancestrales, residan en el fondo de las tradiciones y costumbres propias del lugar. A este respecto, añadir que recientemente se ha editado un libro -'50 historias de nuestro pueblo'- en el que diez autores de los pueblos que conforman el Coto Redondo, hablan, entre otras cosas, del reinado de los mozos; el cóscoro de las matanzas o los cantares de pedir el gallo o las marzas. Dicho libro fue presentado el pasado día 26 de diciembre, en el salón social de Fuentearmegil, habiendo recogido el evento, fuentes periodísticas como El Mundo-Diario de Soria.
(1) : Cayetano Enríquez de Salamanca: "Rutas del románico soriano', editorial Codex-Rom, 2ª edición, 1998]

12 comentarios:

KALMA dijo...

Hola! Un pueblo casi deshabitado y la niebla de fondo, un sitio idílico y abandadonado, se ve niebla, parece que el tiempo le acompaña ese día y los canecillos, sus caras, parecen felices. Un beso.

juancar347 dijo...

Hola, Kalma. En realidad, y aunque pueda parecerlo por las imáganes, Fuentearmegil, a pesar de ser un pueblo pequeño, no está semi abandonado. Sí ocurre, como pasa en muchos pueblos de la provincia, que la arquitectura autóctona, esa que gusta ver (a mi por lo menos)va desapareciendo progresivamente, dejando paso a híbridos modernos que le restan todo el encanto. También es verdad que fue toda una experiencia, recorrer sus campos y sus calles con una ligera llovizna y una niebla que en algunos sitios parecía una cortina. Le daba al viaje cierto aire de misterio difícil de olvidar. Un abrazo y feliz viaje.

Lima dijo...

Si no fuera por esos inmuebles fuera de contexto, pensaría que te habías sumergido en las nieblas perpetuas de Avalon.
Buenos viajes y buen año 10 te desea este amigo del Ojo

juancar347 dijo...

Es cierto, Lima; figuraté que el viaje,con ese agua-nieve y esas nieblas, finalizó en Rejas de San Esteban, pasando, naturalmente, por un lugar legendario, Matanza de Soria, donde bien que mal, aún se conservan temas de interés. Un fuerte abrazo y mis mejores deseos también, para un amigo al que tengo en la más alta consideración.

Syr dijo...

Testigo privilegiado del momento de la dedicatoria que abre este nuevo tema, esos canecillos inquietantes han despertado mi interés.

Un abrazo, Caminante

RIVIERE dijo...

¡¡¡Lo hise!!! He conseguido ver los videos del Juanacar en el móvil.Es que estoy sin pc por un tiempo,y me fastidiaba no poder ver según que...A base de mucho traficar encontré la solución...¿Ven lo fácil que es hacer feliz a un crío?...El de ésta entrada es muy guapo,la niebla da un ambiente a los lugares muy de mi gusto.
Un abrazo.

juancar347 dijo...

Hola, Syr. Eso mismo me ocurre a mi. Ten en cuenta, que estamos hablando del románico (mejor dicho, de lo que va quedando del románico) más antiguo de la provincia. Por desgracia, en la parroquial de Fuentearmegil quedan ya muy pocos, incluída la puerta de estilo califal de su parte trasera. Este pueblecito, como Berzosa, se encuentra también cerca de Ucero, digamos a unos 15 kilómetros, y de una 'influencia' que de momento no me atrevo a mencionar. Un fuerte abrazo

juancar347 dijo...

Hola, Rivi. Pues si te gustan los ambientes con niebla, estate pendiente de las próximas entradas, porque si con algo me he topado en cantidad, ha sido precisamente con eso. Un abrazo

ideas dijo...

Estas navidades esa zona ha estado día si, dia tambien con nieblas y lloviznas que no "fomentan" la vida en las calles precisamente.. A mi una de las cosas que más me gustan de ese pueblo, es algunos de sus balcones de forja... como nota curiosa os comento que hay 3 frontones,...que nos hace darnos cuenta de la aficción de sus vecinos por el frontenis...
Su iglesia ha sido rehabilitada no hace mucho...

juancar347 dijo...

Hola, Ideas. Agradezco tu aportación. Desde luego, el hecho de disponer de tres frontones, implica, en mi opinión,cierto estatus y cierta preocupación por hacer del lugar un sitio agradable donde vivir, pensando en la juventud. Ya sabes que es un grave problema que afecta a la provincia: el éxodo de la juventud y la despoblación. Sí pude notar huellas de la rehabilitación en la iglesia. Un abrazo

Alkaest dijo...

Pues ya ves, nosotros visitamos Fuentearmegil un 28 de diciembre, y sin embargo lucía un sol espléndido -claro que eso fue en 2006-.
También quedé intrigado, con los pocos canes que conseguí encontrar y añadir a la colección, aunque para mi que son tardíos.

Como curiosidad, esa picota es la que figura como encabezado de mi blog "Picota y cepo" (bueno, el cerrojo y las cadenas). Un amable lugareño, nos ilustró sobre su uso y significado, añadiendo con socarronería que "todavía podían volverla a usar, con algunos mandamases que miran más para su bolsillo que para el bien común..."

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

Maese Alkaest, no me había fijado en que esa es la picota que luces como encabezado en tu blog, aunque insisto en que es la primera que veo junto a una iglesia. Me inclino ante tu experiencia, pero no sé, yo situaría esos canecillos dentro de lo estimado por Cayetano Enríquez, y aunque posiblemente cuando termine de escribir en la entrada lo que llevo algunos días pensando y diga una 'barbaridad', espero que seas conmiserativo. Un abrazo