domingo, 3 de agosto de 2008

Campos de Soria


Es curioso, pero recorrer la provincia de Soria en verano y enfrentarme a los increíbles cromáticos de sus campos, siempre me recuerda un estilo artístico, así como el nombre de un pintor, hace mucho tiempo fallecido. En efecto, el estilo se llama 'expresionismo', y el nombre del pintor, Vincent Van Gogh. Recuerdo que ya el año pasado tuve esa certera sensación en los campos de Almazán cuando, dirigiéndome hacia El Burgo de Osma, y más allá, a la aventura que conlleva siempre una visita al Cañón del Río Lobos, se alzaban ante mí bastos campos de girasoles. Campos -todo hay que decirlo- en los que pude presenciar una de las leyes más crueles de la Naturaleza: la ley del más fuerte.
Independientemente de que pueda o no tener ideas darwinianas acerca del mundo y de la vida, mi lección práctica entonces, consistió en ver cómo en una parcela determinada los girasoles se levantaban hacia el cielo enhiestos y rebosantes y en otros, no muy lejanos de ellos, sus congéneres, moribundos, se preparaban para convertirse en cenizas, buscando vencidos la tierra.
Quizás en algo tan sencillo radique el carisma de esta tierra, capaz de sorprender tanto con su belleza, como con su extrema dureza.
Sea como sea, el paisaje que se presenta en el vídeo -y que saqué en el transcurso de mi último viaje en las inmediaciones de Yelo- me trajo a la memoria, una vez más, un paisaje típico de aquélla alma atormentada que en vida fue 'el loco del pelo rojo'. Y al ver esas gamas de verdes, mezcladas con los marrones, los dorados, y algo más adelante, los rojizos, recuerdo que pensé:
'¿Dónde se inspiraría Vincent Van Gogh?'.
Desde luego, no consta que visitase España, y mucho menos Soria. Pero yo estoy convencido de que, fuera cuál fuere ese lugar en el que se inspiró, desde luego debió de ser muy parecido a esta querida provincia.

1 comentario:

best stock dijo...

i think you add more info about it.