martes, 20 de mayo de 2008

Visión romántica de un amanecer en el Cañón del Río Lobos


'No te culpes si, de vez en cuando pierdes el tiempo
con tonterías. Son los pequeños placeres
los que nos dan los grandes estímulos'
[Paulo Coelho: 'Maktub']

*******

video

6 comentarios:

Anónimo dijo...

REALMENTE SON LAS PEQUEÑAS COSAS DE LAVIDA LAS QUE PUEDEN SERVIRNOS DE ESTIMULO Y DARNOS ESA FELICIDAD QUE EL SER HUMANO TANTO ANHELA; PERO PARA ESO HAY QUE SER SSENSIBLES A ESA REALIDAD HERMOSA QUE NOS RODEA Y QQUE A VECES, LAS PRISAS DE LA VIDA Y EL ANSIA DE BIENES MATERIALES, NO NOS DEJA VER...
CREO QUE POSEES ESA CAPACIDAD ESPECIAL, PARA CAPTAR LO SENSIBLE, LO HERMOSO Y LO CARISMATICO QUE PUEDE HABER EN TU ENTORNO... ¡¡NO PIERDAS ESA CAPACIDAD TAN ESPECIAL QUE LA VIDA, EL DESTINO O QUIEN SEA, TE HA PROPORCIONADO... NO DEJES DE SER COMO ERES Y PROCURA QUE ESO TE DE TODA LA FELICIDAD DEL MUNDO!!

koborron dijo...

porque los viajes son importantes, pero el más importante es el que hacemos al interior de nosotros mismos.
Madre mia, qué envidia, un amanecer en el río Lobos, cuanto tiempo hace....

Lima dijo...

La última vez que vi amanecer el San Bartolo, todavía dejaban acampar en cualquier sitio; pusimos la tienda entre la ermita y el estanque. Había solo dos grupos acampados y la otra tienda estaba como a 500 metros; y por la mañana la ducha era un chapuzón en las aguas heladas del estanque. Y se podía hacer lumbre para asar unas chuletas...
No me lo estoy inventando. Era tal que así. Lo juro.

juancar347 dijo...

Mi querida anónima amiga Teresona: ¿qué puedo decirte que no sepas ya?. Esa visión interior tú la tienes mucho más desarrollada que yo. Y como te he dicho muchas veces: es una pena que los demás se la pierdan. Tú tampoco dejes de ser como eres. Un abrazo

juancar347 dijo...

JK, mi experiencia, comparada con la de nuestro común amigo Lima, no es nada: ¡lo que hubiera dado yo por haber podido pernoctar allí!.

juancar347 dijo...

Lima, lo único que puedo decir, es que soy yo quien, en este momento, te envidia. Algún día me tienes que contar esa experiencia.